5 recuerdos del camino de Santiago en Galicia

El camino de Santiago es, según la propia opinión de todos los que lo realizan, una de las experiencias más gratificantes de la vida. Llegar a Galicia es un momento único. Lo es por varias razones que son precisamente las que queremos detallarte en este artículo. Y es que además de los incomparables parajes que atravesaremos y los magníficos emplazamientos urbanos por los que podremos perdernos, existen otros recuerdos que tienen que ser con el sentimiento y hacen de cualquiera de sus rutas algo muy especial.

5 recuerdos del camino de Santiago que te harán volver

1.- Los peregrinos

galicia

El alma del camino de Santiago no solo está en sus lugares: está sobre todo en sus peregrinos. Puedes preguntar a cualquier persona que lo haya hecho y constatar entonces que siempre se conoce a alguien especial durante el recorrido que, en muchas ocasiones termina por convertirse en un amigo para toda la vida. El camino de Santiago, desde sus mismos orígenes ha facilitado de hecho este propósito. Hay que pensar que en la edad media no era precisamente seguro viajar. Era entonces cuando los distintos peregrinos que se encontraban por el camino decidían reunirse para hacer juntos su peregrinación. Hoy en día no hay necesidad de cumplir con dicho motivo: el querer conocer gente maravillosa es suficiente y verás que además resulta inolvidable.

2.- La gente del lugar

Otro de los aspectos más destacables del camino de Santiago consiste en el carácter de los lugareños. En efecto, todos los peregrinos han sido testigos de la gran hospitalidad que guardan en sus corazones los habitantes de las distintas villas, pedanías y ciudades para/con los peregrinos. Y es que hay que pensar que existe una simbiosis muy especial entre ellos y los peregrinos con la que estas personas han visto sus pueblos revitalizados y en muchos casos salvados de una muerte segura gracias a los maravillosos aventureros que deciden emprender la ruta. Te lo recompensarán siempre con una sonrisa y, en general, con todo lo que necesites. Este es sin duda otro recuerdo inolvidable que te llevarás contigo.

LEE  Ruta Románica por la Vall de Boí

3.- Los paisajes

Hay tantos paisajes inolvidables repartidos entre tantas rutas posibles y entre tantas épocas del año con su correspondiente encanto que sería difícil hacer una selección de cuáles son las mejores. Por ejemplo, en la ruta del camino de Santiago Portugués los peregrinos destacan la zona pegada al río Tajo llamada «El jardín de Portugal», una zona atravesada de tierras de cultivo verdes todo el año y de una belleza incomparable. Qué decir de los imponentes paisajes del camino Primitivo tales como los del descenso de Montefurado.

En la provincia de Asturias y después de haber culminado el escarpado puerto de El Palo podremos gozar con un hermoso descenso en un entorno de gran belleza. También podríamos destacar el paraje del bosque de Palas de Rei en Lugo con su bucólico castillo en ruinas. Sin embargo, te animamos a descubrir por ti mismo qué recuerdo del paisaje y su belleza quieres llevarte.

4.- La recompensa de una comida

Una de las lecciones más valiosas que da el camino de Santiago a todos los que lo realizan tiene que ver con el tesón, el sacrificio y la constancia. En efecto, independientemente de la ruta que hagamos siempre podremos sacar una lección de vida de ella. Madrugar para aprovechar las horas de luz, las molestias de una caminata, los esfuerzos para subir una pendiente, la necesidad de buscar refugio o lavar nuestra propia ropa nos ayudarán a fortalecer nuestro alma y disfrutar de las cosas a las que antes no prestábamos ninguna atención. El camino de Santiago es, en el fondo, una forma inolvidable de aprender cosas valiosas. Por ello es también recomendable hacerlo con niños. Si te dispones a realizar el Camino de Santiago, te recomendamos visitar Santiago Ways, ya que al ser especialistas en el Camino de Santiago proporcionan información muy valiosa y que te ayudará mucho en tu aventura.

LEE  La mejor alternativa para desplazarse por la Costa del Sol

Sin embargo, uno de los recuerdos más inolvidables que vivirás y que tienen que ver precisamente con esto es el de disfrutar de una comida más que merecida. A lo largo de todo el recorrido tendremos la fortuna de pasar por algunas de las villas más selectas en lo que se refiere a calidad gastronómica. ¿Qué mejor que disfrutar de los productos de la huerta navarra? ¿o las maravillosas carnes y embutidos de León y Burgos?¿Qué hay de sus ollas podridas o de una excelente mariscada en Galicia acompañada del delicioso pulpo a la gallega?.

5.- La llegada a Santiago (Galicia)

Por último, queremos destacar la sensación más dulce de todas. Concretamente, empieza en el Monte do Gozo y culmina con la entrada definitiva en la plaza de la Catedral de Santiago. El dicho monte es un punto en altura desde donde por fin podremos divisar la ciudad que culmina nuestra aventura: Santiago de Compostela. Sin embargo, la entrada en su plaza constituye la mayor satisfacción de cualquier peregrino aunque puede que sea el punto de partida para una nueva aventura: ¿quizás continuar el camino hasta Finisterre en Galicia?