El Camino de Santiago como actividad social

Si te gusta viajar y disfrutar de la naturaleza tal vez te interese este artículo en el cual te hablaré de los puntos fuertes de hacer el camino de Santiago y de las relaciones personales, amistades y experiencias que en él se viven y que hacen que cada vez sean más las personas que disfrutan de las diferentes rutas del camino de Santiago.

Diferentes caminos de Santiago

camino de santiago

Existen muchos caminos de Santiago a día de hoy, pero los más famosos son:

– El Camino de Santiago desde el Norte
– El Camino de Santiago de la Vía de la Plata
– El Camino de Santiago desde Roncesvalles
– El Camino de Santiago desde Madrid
– El Camino de Santiago Primitivo
– El Camino de Santiago desde Sarria
– El Camino de Santiago Portugués
– El Camino de Santiago Francés

Y muchos otros caminos que existen y que cada vez se van descubriendo o inventando en función de las necesidades y de los gustos de las personas. Digo esto porque por ejemplo en los últimos años se está poniendo muy de moda el hacer el Camino en bicicleta y esto ha abierto nuevas rutas hacia la ciudad de Santiago de Compostela que son difíciles de seguir a pie.

Al margen de todo esto me gustaría hablar acerca de las relaciones sociales que se crean durante el camino de Santiago, para ello voy a tratar una serie de puntos clave con los cuales quedará demostrado que hacer este tipo de viajes o etapas diarias te puede ayudar a
conocerte a ti mismo y a evolucionar como persona:

Cómo te conocerás en el camino de Santiago

1.- Viajar sólo vs viajar acompañado:

Está claro que a nadie le gusta viajar solo; que todo el mundo prefiere hacerlo siempre en compañía, pero si por cualquier motivo no encuentras a nadie que te acompañe en tus viajes, tal vez hacer algunas de las etapas del Camino de Santiago sea tu solución.

Durante este viaje a la ciudad Santa son muchas las personas que deciden iniciarlo en solitario, pero pocas son las que lo terminan del mismo modo que lo comenzaron… y es que la magia del Camino hace que conozcamos a gente maravillosa con esta experiencia.

Esto se debe a que todos los peregrinos hacen siempre las mismas etapas, por lo que una vez te juntas con un grupo de peregrinos y charlas con ellos, lo más probable es que te inviten a pasar con ellos todas las etapas y experiencias del Camino, ya que las etapas están marcadas por días y compartimos los mismos senderos, caminos, albergues, hostales, restaurantes, iglesias, monasterios, etc… durante los días que tardemos en llegar a Santiago de Compostela.

2.- Diferentes puntos de vista:

Durante nuestra vida y el día a día en la sociedad, por regla general solemos relacionarnos y charlar con gente y personas de nuestro círculo más cercano que suelen tener unas creencias parecidas a las nuestras; pero lo bueno del Camino de Santiago es que conoceremos a gente de todos los países del mundo, ya que se trata a día de hoy de una experiencia mundial que ha calado entre todos los viajeros del mundo, todo ello gracias a lo económico que es, a los paisajes, gastronomía que se disfruta, la historia del camino y muchas otras características que lo convierten en una experiencia única.

Al margen quedan ya las creencias religiosas que hacían de este camino algo exclusivo de los cristianos, ya que a día de hoy no se necesita ser creyente, sino simplemente querer disfrutar de unos días en conexión con la naturaleza y con gente amable y con ganas de disfrutar del camino.

3.- Relaciones sociales y laborales:

Se dice que el Camino de Santiago tiene magia y esto se debe a que conocerás muchas personas con las que seguirás teniendo contacto pasados los años e incluso puede que volváis a veros en futuras experiencias para volver a hacer el Camino u otro viaje.

Es decir, que si eres una persona que acaba de salir de una relación estable o de una mala experiencia en el trabajo, este tipo de viajes te ayudan a desconectar ya sea de tus problemas personales o de tus problemas laborales.

Incluso durante el camino podría ser una ocasión especial para buscar a tu pareja ideal, ya que si os conocéis durante esta experiencia por lo menos ya sabéis que compartís el gusto por viajar, la naturaleza, disfrutar de los buenos momentos, etc…

¿Pero cuáles son las principales diferencias entre un viaje norma y el Camino de Santiago?

Son varias y te las voy a plantear una por una en los siguientes puntos:

Hotel vs Albergue: Esta es una diferencia muy grande, ya que cuando haces un viaje a EEUU, París, Londres, etc… por la noche y por la mañana en tu habitación o no te relacionas con nadie porque te has alojado sólo o te relacionas sólo con las personas con las que has hecho el viaje… pero en el Camino de Santiago en los albergues conocerás a muchas personas porque compartirás con ellos habitación, comedor, sala de reuniones, etc… y esto nos ayuda a entablar conversaciones y relaciones que como comentaba antes se forjarán durante el resto de etapas y albergues.

Caminar las etapas vs Caminar por una ciudad: Cuando viajamos a otra ciudad que no es la nuestra por turismo, solemos caminar mucho y durante casi la totalidad de los días que estamos en esa ciudad. Y por lo menos a mí no me ocurre que la gente me siga a los edificios donde voy y me pregunte cosas y luego volvemos a coincidir en otro sitio de la ciudad… esto sería algo parecido a acoso jejeje…. pues esto ocurre durante las etapas del camino ya que se visitan los mismos monumentos y los mismos caminos entre una etapa y otra con las mismas personas. De esta forma se entablan conversaciones, se cuentan historias, experiencias, se viven otras etc… se va forjando un vínculo y una amistad durante todos los días.

La ilusión del último día de viaje: Es raro, pero cuando haces el camino disfrutas de cada una de las etapas pero también esperas con emoción el llegar a la plaza del Obradoiro en Santiago de Compostela porque mientras no lo hagas es como que no puedes decir que has hecho el camino de Santiago. Esto es todo lo contrario cuando viajas a una ciudad cualquiera, que aunque no veas todo lo que querías ver sí que puedes decir que has estado en esa ciudad. Y además este tipo de viajes o vivencias siempre se pueden volver a hacer que siempre cambiarán porque cambia la estación del año, las personas con las que lo hacemos, las
personas con las que coincidimos, el hacerlo andando o en bicicleta, etc… mientras que el visitar una ciudad la gente no lo suele volver a hacer porque ya la ha conocido y siente que será más de lo mismo.

Estas han sido algunas de las reflexiones que sentirás si haces este tipo de excursiones o viajes a pie por rutas ya marcadas y a las que acude un gran número de personas.