Excursión guiada a Río de Janeiro: las mejores opciones

Si nunca tomaste la decisión de vacacionar en Río de Janeiro seguramente conozcas al menos una persona que sí lo haya hecho. Y, de esas personas que ya fueron a Río, posiblemente más de una visite regularmente esta espectacular ciudad durante su receso anual. Tomar una excursión guiada a Río de Janeiro es algo recomendable tanto para la primera vez que la visites, como si ya sos un turista regular de esa zona de Brasil.

Río de JaneiroRío es un destino sumamente popular por sus extensas playas hermosas y la cantidad de distintas actividades que ofrece esta ciudad, tanto de día como por la noche. Dentro de lo que es una excursión guiada a Río de Janeiro hay muchas, MUCHAS opciones para elegir. Todo depende de tu interés, cuánto tiempo vayas a pasar en la ciudad y con quién la estés visitando. Solamente queda conocer algunas de ellas para que elijas las que más te gusten.

¿Por cuál excursión guiada a Río de Janeiro comienzo?

Además de empezar el día con un desayuno delicioso repleto de frutas, llenar tu cuerpo de protector solar y encaminarte hacia la playa para pasar el día completo tomando sol y nadando en el mar, Río de Janeiro ofrece un sinfín de actividades y lugares de interés cultural. Nada mejor que conocer las distintas opciones existentes para poder agarrar lápiz y papel y empezar a organizar qué vas a hacer cada día que estés de visita en esa ciudad.

Sin duda alguna, la excursión al Cristo Redentor vale la pena cien por ciento, y es un imperdible si estás de

visita en Río de Janeiro. Es una de las postales más famosas de esta ciudad y una excursión excelente debido a la vista que se obtiene una vez que se sube al monte del Corcovado. ¿Quién no quiere tener esa clásica foto con el Cristo Redentor? ¡Ningún turista se va de Río sin esa foto! Una recomendación en relación a esta actividad es que se aprecia mejor en días soleados, porque si hay mucha nubosidad o niebla, la vista panorámica de la ciudad no se llega a vislumbrar bien. En general las excursiones son de medio día, con 5 horas de duración, y hay varios puntos de recogida que se pueden elegir. Ideal.

LEE  Razones para elegir Brasil como destino de viaje

Siguiendo en la línea de excursiones de altura, la visita al Pan de Azúcar es algo que nadie debe perderse. La vista desde ese cerro es la otra clásica postal de Río de Janeiro. Si realmente disfrutás de las buenas vistas, esta es una aventura que te va a fascinar. Se asciende en dos tramos. El primero se puede, incluso, realizar caminando. La mejor opción es contratar el tour con una agencia experimentada, que incluso puede ofrecer una excursión combinada al Pan de Azúcar y al Cristo Redentor en el mismo día. Una opción ideal para aquellas personas que tengan pocos días para conocer la ciudad.

Que ofrece la ciudad de Río de Janeiro

La ciudad de Río de Janeiro ofrece diferentes paisajes que vale la pena conocer. Una alternativa para pasar por los lugares más importantes e interesantes de esta ciudad brasileña, es contratar un tour completo por Río de Janeiro en van. De este modo podrás recorrer en 8 horas los sitios más relevantes, incluyendo, por supuesto, acceso al Cristo, al Pan de Azúcar y un recorrido en teleférico ¡con impresionantes vistas panorámicas de la ciudad!. Algunas opciones incluyen también un almuerzo típico brasileño.

Río de Janeiro

Paseo por Ilha Grande

Si lo tuyo es realmente el mar y la arena, no podés dejar de visitar Ilha Grande en Angra Dos Reis. Contratando esta excursión, te van a buscar por el hotel en el que te hospedes o sus cercanías y podrás pasear en barco, disfrutando de navegar y de los bellísimos paisajes. Además harán paradas en la isla para poder sentir la arena fina y cálida bajo los pies y meterse en el mar. Al ser un tour de aproximadamente 12 horas de duración, tendrás también tiempo de hacer actividades más aventureras como, por ejemplo, buceo. ¡Imperdible!

LEE  Pasajes aéreos: aspectos a tener en cuenta

Río de Janeiro

Río de Janeiro es una ciudad repleta de aventuras para todo público, no pierdas la oportunidad de visitarla. Una vez que la conozcas, ¡vas a querer volver mil veces más!