@elblogdeviajes: Viajar es descubrir y aprender

En esta ocasión he podido entrevistar a Arol que nació en Argentina y vivió, además de Argentina en Chile, Brasil, España y por el momento en Edimburgo (Escocia). Y Miriam quien es originaria de Asturias y vivió además de en España, en Francia, Rumanía y actualmente vive en Edimburgo. Ellos son los creadores del blog “El blog de viajes“.  Para conocerles más podéis visitar su facebook y su twitter. ¿Preparados para conocerlos un poco más a estos grandes viajeros?

Entrevista a los creadores del Blog de viajes que viven en Edimburgo:

-Podrías contarnos un poco como fue tu aventura de autostop por América del sur.

Hay países de América del Sur que son muy amistosos con los viajeros que hacen autostop como Argentina, Bolivia, Uruguay, Chile, por ejemplo. Mis primeros viajes los hice de esta manera en Argentina, porque permite ahorrar dinero para seguir viajando y conoces muchas personas. Además, puedes poner tu tienda de campaña en muchos sitios públicos y seguir el viaje al otro día. La idea me gustó tanto que decidí hacerlo en otros sitios como Bolivia o Brasil aunque en este último es un poco más complicado e inseguro para eso.

-¿Por qué os seducen más los países menos desarrollados?

Nos seduce por la diferencia cultural y coincide con que sean países menos desarrollados. Estar en un pueblito de 30 habitantes en medio de Paraguay donde casi no hay luz o saltar a un tren en marcha en India son experiencias que no se te borran nunca.

¿Habéis conocido alguna persona que os haya marcado?

Podría escribir (debería escribir) una lista con todas las personas que hemos conocido y que nos dejaron alguna marca. Un chico llamado Akinori al que invitamos a nuestra casa mientras hacía la vuelta al mundo y no hablaba más que japonés, lo recordamos con cariño, o a los niños que hemos conocido en Varanasi y que les cuesta un mundo ir a la escuela por falta de recursos son sólo un ejemplo de lo bueno y gratificante que es viajar.

-¿Qué les diríais a las personas que no viajan porque dicen que viajar es caro?

Nosotros destinamos gran parte de lo que ganamos a viajar y aun así no gastamos tanto en cada viaje porque si sabes buscar puedes gastar muy poco lo cual te permite viajar más. A veces quedarse en casa puede ser mucho más caro que coger la mochila.

-¿Qué habéis aprendido de viajar?

Que el mundo es muy grande y que tenemos poco tiempo. Que los sitios remotos son encantadores. Que hay que salir de los circuitos y perderse en las ciudades para conocer realmente un lugar y que viajar es descubrir, aprender y disfrutar.

-¿Os habéis planteado alguna vez dejarlo todo y dedicaros a viajar?

Lo hemos pensado más de una vez, pero no queremos que el viaje se convierta en una rutina, en un día a día que haga que pierda su encanto. Aunque a veces pensamos que no paramos de viajar ya que entre los dos hemos vivido en 7 países diferentes y eso también es estar en permanente viaje.

Edimburgo (Escocia)

Edimburgo

-¿Tenéis en mente vuestro próximo destino?

Cada vez que volvemos de viaje pensamos dónde iremos y siempre hay un destino esperando. El siguiente será Noruega, luego el norte de España y le seguirán otros más en Europa antes de hacer un viajón hacia el fin del mundo.

-¿En algún momento habéis sentido algún lugar como vuestra propia casa?

Nos pasa en algunos lugares, principalmente en aquellos donde estamos tranquilos y las personas son amables. Una tarde de primavera nos sentamos en una plaza de Montevideo y sentimos que aquello era tan agradable que se parecía a nuestra casa, o recorrer las calles de Toronto y Montreal con calma hacen que te enamores del lugar.

-¿Qué cosas no faltan en vuestra mochila?

El botiquín de medicina lo cargamos todo el tiempo, nuestros muñecos viajeros Pepineaut y Belarmino nos acompañan a todos lados, un libro para entretenernos es fundamental y algunos cubiertos para montar un picnic en cualquier rincón también son fundamentales.

No os perdáis sus aventuras y consejos en el blog “El blog de viajes” y sus consejos sobre Edimburgo.

@unmundopara3 de Tenerife: “Hay que aprender a viajar con la mente abierta”

En esta ocasión he podido entrevistar a Álvaro, Montse y Octavio referentes a nivel nacional de los viajes con niños. Octavio es de San Cristobal de La Laguna (Tenerife), Montse es de Sabadell (Barcelona) y Álvaro es de Santa Cruz de Tenerife (Tenerife). Actualmente, ellos viven en Santa Cruz de Tenerife, la capital de la isla de Tenerife. Podéis visitar su blog: Un mundo para tres para no perderos ninguno de sus consejos. Además podéis seguirlos en twitter y facebook. ¿Preparados para conocerlos un poco más?

Entrevista a los creadores del blog Un mundo para tres de Tenerife:

-Primero de todo felicitarte por tu blog, es una gran ayuda para familias viajeras. ¿Cómo surgió la idea? ¿A qué edad empezó a viajar el peque?

Muchas gracias, es un placer servir de ejemplo para las familias. Empezamos a viajar con Álvaro, que así se llama nuestro hijo, apenas había cumplido los 2 meses de vida, hoy tiene 14 años y más de 40 países en su mochila.

Comenzamos con el bebé haciendo viajes cortos en distancia y tiempo. Al cumplir los 11 meses nos fuimos con él a recorrer Grecia de mochila y en transporte público durante 30 días, aquí empezó realmente nuestra aventura viajera en familia.

La idea de escribir un blog surgió en principio para mantener informados de nuestros viajes a la familia y amigos de una manera simpática y amena, con relatos, fotos y vídeos. Hoy el blog ha cumplido 4 añitos y es un referente a nivel nacional de los viajes con niños de lo que nos sentimos muy orgullosos.

-¿Qué es lo más difícil de viajar con un niño?

Difícil no hay nada, por lo menos, desde nuestra propia experiencia aconsejamos dejar los miedos y los prejuicios encerrados en el armario. Los niños son niños y te la pueden montar en cualquier sitio, se pueden poner enfermos en cualquier lugar y en cualquier momento. Lo que si os podemos asegurar que los niños son mucho más llevaderos de los que nos imaginamos y se conforman con mucho menos que los adultos. Lo único que hay que tener en cuenta es viajar con un botiquín con los medicamentos habituales que tome vuestro hijo y contratar un buen seguro de viaje por si acaso.

Como anécdota os queremos contar que llevamos más de 40 países recorridos con Álvaro y jamás hemos tenido que utilizar el seguro de viaje y el botiquín en contadas ocasiones. Hay que tener en cuenta que Álvaro es celiaco desde que tenía 18 meses y nunca se nos pasó por la cabeza dejar de viajar por este motivo, en nuestro blog tenemos varios artículos en los que contamos como nos organizamos con este tema.

-¿Quién de los tres elige los próximos destinos?

¡Buena pregunta! Siempre aconsejamos a las familias que quieran viajar con sus hijos que hagan a éstos participes de la elección del destino, porque así les implicas en el viaje y además de sentirse importantes, el destino les agradará mucho más.

En nuestro caso, ya llevamos un par de años en el que el peso pesado de esa decisión la lleva Álvaro, es un adolescente y si queremos que siga viajando con nosotros dejamos que él elija.

-¿Cómo soléis viajar: de mochila o de maleta?

Por nuestra manera de viajar nos resulta más cómoda la mochila. Viajamos durante largos periodos de tiempo, lo hacemos montados en bus, tren, barco y no solemos permanecer más de 3 días en el mismo lugar. Hace unos años que hemos descubierto las mochilas que tienen ruedas y os podemos asegurar que ya es la comodidad total.

-¿Qué país recordáis con mayor ilusión y por qué?

Turquía en general y Estambul en particular. Fue nuestro último viaje como pareja ya que de ese mágico lugar nos vinimos embarazadísimos. Así que cuidado parejitas… Estambul es peligrosa si no queréis aumentar la familia, 😉

-¿Qué habéis aprendido de viajar?

Viajar es la mejor escuela que existe y en nuestro caso al viajar con un niño hemos aprendido muchísimo más. Viajar te enseña a ser más tolerantes con las situaciones y con las demás personas, te enseña a comer, a dormir, a disfrutar de las cosas más sencillas, a compartir. Viajar es la mejor herencia que le podemos dejar a nuestro hijo.

-¿Alguna vez habéis viajado durante muchos meses y habéis tenido que buscar un sistema de educación diferente para vuestro hijo?

En 2013 viajamos durante 110 días seguidos por el continente asiático, pero lo hicimos coincidir con las vacaciones escolares de Álvaro. Como el viaje era más largo que las propias vacaciones, hablamos con el profesorado y la dirección de la escuela y nos brindaron su apoyo en todo momento, no hizo falta recurrir a otro método educativo.

Tenemos la suerte de que el equipo educativo del cole son seguidores de nuestro blog y saben perfectamente el beneficio que le aporta al niño su vida viajera, ellos nos marcan pautas de estudio para los días en los que Álvaro se vaya a ausentar de la escuela.

No obstante, conocemos a muchas familias que han decidido vivir viajando y utilizan con mucho acierto el método del homescooling y les funciona de maravilla.

-Recordáis alguna persona que os haya marcado en algún viaje y por qué.

Alguna no, muchísimas. El mundo no es tan peligroso como lo quieren pintar y las personas son maravillosas allá donde vas, hemos recorrido con el niño 4 de los 5 continentes y lo único que nos hemos llevado son buenas experiencias y no es que hayamos tenido suerte, ¡es que hay que aprender a viajar con la mente abierta y pensando en positivo y el éxito está asegurado!

Si nos lo permites, no queremos finalizar esta interesante entrevista, sin animar a todas los papás que nos estén leyendo a que se lancen a viajar con sus peques, que empiecen poco a poco y ya verán que cuando quieran darse cuenta, habrán creado unos pequeños monstruitos viajeros y que ya no van a querer parar.

¡No os perdáis su blog y a viajar!

 

 

@vallausa: No hay prácticamente nada imposible

En esta ocasión, he podido entrevistar a Sandra Vallaure. Ella es madrileña, pero actualmente vive en Sevilla. Sandra es una aficionada a la fotografía. Podéis seguirla en facebook, en twitter y visitar su página web Sifakka.

Empieza la entrevista a la creadora de la web Sifakka

Primero de todo felicitarte por tu web. Es una muy buena iniciativa y todos queremos tener grandes recuerdos de nuestros viajes. ¿Sigues teniendo la misma cámara de 2008 o ya te acompaña una nueva?

Muchas gracias por las felicitaciones, pero creo que no son merecidas. Aún queda mucho trabajo por hacer en la web y tengo muchas ideas que todavía no he tenido tiempo de desarrollar. Aunque espero que el contenido vaya creciendo poco a poco.

En cuanto a mi cámara, tengo que matizar que en 2008 me compré mi primera réflex digital. Antes de eso tuve una compacta digital y previamente varias compactas de carrete y una réflex analógica. Lo que realmente cambió en 2008 fue que decidí abandonar todos los automatismos de la cámara y empezar a aprender Fotografía. Hasta entonces no me preocupaba apenas por la composición, ni por la luz, ni sabía nada sobre el triángulo de exposición (la relación entre la apertura, la velocidad y la sensibilidad).

Desde entonces, he cambiado dos veces más de cámara. Estos cambios no fueron con la idea de “una cámara distinta que me permitiese hacer mejores fotos” si no más bien el buscar una herramienta que se adaptara a mis necesidades.

– ¿Alguna vez has dado una clase de fotografía improvisada en algún país para ayudar a alguien hacer una mejor foto?

La verdad es que no. Soy de naturaleza tímida, y por mucho que vea a alguien hacer una foto de una forma que podría mejorar, nunca encuentro el valor suficiente para interrumpir y dar consejos. Al fin y al cabo ¿quién soy yo para dar una clase magistral de fotografía a alguien que está captando un recuerdo?

– ¿Alguna vez has pasado miedo en alguno de tus viajes?

Hay muchos tipos de miedo. Si te refieres a alguna situación en la que haya temido por mi vida, mi respuesta es que afortunadamente no. Nunca me he visto en esa tesitura. Pero sí que he pasado miedo de otro tipo. Al terminar mi viaje en Japón, por ejemplo, me ocurrió algo que me mantuvo en tensión durante varias horas. Fue una experiencia realmente angustiosa.

El Narita Express que tenía pensado coger, se canceló por alguna razón que nunca llegaré a conocer. En lugar de esperar al siguiente decidí meterme en un tren regional cuyo destino final era el aeropuerto de Narita. Durante el trayecto no vi a nadie extranjero ni a nadie con maleta. El tren avanzaba lentamente y a mitad de camino estuvimos más de 20 minutos parados en una estación. Dos estaciones después y cuando estaban a punto de cerrarse las puertas, un hombre me dijo como pudo que me tenía que cambiar de vagón, porque el tren se iba a dividir en dos y el vagón en el que yo estaba no iba al aeropuerto. Corrí y me cambié a tiempo.

Pero por si fuera poco, en el pueblo de Narita, dos paradas antes del llegar al aeropuerto, el tren se paró y parecía que no iba a arrancar jamás. Hablé también con el único pasajero que me acompañaba y que sí hablaba algo de inglés, pero no me hizo caso. Traté por todos los medios de preguntarle al revisor, pero su limitado inglés no servía para nada. Sólo entendí que había otro tren en otra estación que me llevaría más rápido al aeropuerto.

Salí corriendo y gritando como una loca por el andén, pidiendo ayuda para que alguien me indicará cómo llegar al aeropuerto. Creo que es una de las cosas más vergonzosas que he hecho nunca. Pero tuve la suerte de encontrar un ángel de la guarda, un adolescente cingalés (¿o paquistaní?) que estaba con sus amigos japoneses. Se ofreció a acompañarme a la otra estación. Al salir de la estación, vi una parada de taxis y le pedí al chico que hablará con el taxista. 20 minutos después, después de ir volando en el taxi en una noche lluviosa y de lo más accidentada, llegué al aeropuerto. Y con tiempo de sobra para todo.

-¿Cómo sueles viajar? ¿Sola, con amigos, familiares?

Suelo viajar acompañada de mi pareja, porque las aventuras entre dos siempre son más divertidas. No me importaría viajar sola en alguna ocasión. La verdad es que aún no se me ha presentado la oportunidad, pero creo que podría ser un reto interesante.

-¿Cuál es tu comida favorita? ¿De dónde era?

No soy especialmente sibarita con la comida y mucho menos cuando viajo. En un viaje a lo que menos le doy importancia es a la comida y si la disfruto genial, pero si no es nada especial, me da lo mismo. En muchas ocasiones he comido para tener energía y poder seguir descubriendo cosas.

No obstante, una de las comidas que recuerdo con más cariño, tanto por su sabor y calidad, como por el momento, fueron las que preparó la tripulación (capitán y ayudante) del junco en el que recorrí la Bahía de Ha Long en Vietnam. Disfrutar de una comida exquisita preparada con unos medios tan precarios en un lugar tan mágico fue algo inolvidable.

-¿Qué has aprendido de viajar?

Viajando he aprendido, y sigo aprendiendo, muchísimas cosas. Es difícil resumirlo en unos pocos párrafos, pero voy a intentar ser concisa. Y seguro que me dejo algunas cosas por el camino…

Lo primero que he aprendido es a conocerme a mí misma. Viajando me he enfrentado a situaciones que han supuesto salir de mi zona de confort y me han hecho hacer cosas que nunca me hubiera imaginado capaz.

Además, me he dado cuenta de que los límites los pones tú y que en la vida no hay prácticamente nada imposible. Si te lo propones, puedes llegar hasta donde quieras.

Viajando Existo entrevista 03

He aprendido a valorar la inocencia de los niños, y que los niños son niños en todas partes sin importar su raza, color, edad, nacionalidad y formación. He llegado a la conclusión de que hay más gente buena de la que parece y que no debe dejar de sorprenderme la solidaridad y generosidad de muchos desconocidos que me he han ayudado por el camino sin querer recibir nada a cambio. Un “gracias” y una sonrisa les ha bastado.

Y por último, he comprendido que se puede ser feliz con muy pocas cosas, que “no es más rico el que más tiene si no el que menos necesita” y que a pesar de estar rodeada de un consumismo atroz (por el que a veces me dejo llevar, lo reconozco), también hay que saber valorar lo que ya tienes.

-¿Cuál es tu próximo destino?

Voy a cruzar los dedos, porque tengo en mente pasar 6 meses en Nueva Zelanda por diversos motivos y la embajada me tiene en ascuas, porque aún no sé si me han concedido el visado.

Desgraciadamente, no podré viajar a tiempo completo durante mi estancia allí, pero intentaré explorar algunos rincones de la Isla Sur que me quedaron por descubrir cuando estuve en 2013. Y por supuesto, tengo una deuda pendiente con la Isla Norte al completo. ¡Me muero de ganas por hacer senderismo en el Mount Taranaki National Park o el Tongariro Alpine Crossing!

-¿Eres de maleta o mochila?

Depende del tipo de viaje y del destino. No sigo una norma estricta, pero si es una escapada corta, suelo viajar con maleta. En cambio, en la mayoría de viajes largos suelo viajar con mochila.

-¿Podrías darnos algún truco rápido sobre fotografía de viajes?

¿Te habías guardado la pregunta más difícil para el final? Es broma. Quizá el consejo que le daría a cualquiera que quiera iniciarse en la Fotografía de Viajes es que conozca su cámara a fondo, independientemente del modelo o la marca. No importa que sea un teléfono móvil o una réflex, lo importante es que la sepas usar.

¡Investiga y aprende experimentando y probando cosas nuevas! Cuanto menos tiempo necesites para configurar tu equipo, más rápido serás a la hora de captar esas grandes imágenes que tienes en tu cabeza. Y aunque es importante leer el manual de la cámara. Por eso, os recomiendo que busquéis tutoriales en la red. Os sorprenderá comprobar la cantidad de ayuda gratuita que hay por ahí.

No os perdáis ninguno de sus consejos y viajes en Sifakka.

Marta Pisón: “Tenemos la elección de poder cambiar de país sin que sea terriblemente complicado, ¡es casi un crimen no usar esa oportunidad!”

Marta Pisón actualmente vive en Dublín (Irlanda) desde Enero del 2007. Su ciudad natal es Barakaldo.

-Primero de todo felicitarte por ser valiente y salir de tu zona de confort, ya que muchas personas les da miedo irse a vivir fuera de España. ¿Cuantos años hace qué estás fuera de España?

Llevo fuera de España desde el año 2001. Me fui de Erasmus a Nantes (Francia) y ya no volví (bueno, un periodo de tres meses en el 2002 para sacarme el carnet de conducir).

-¿Qué es lo que más echas de menos?

Mi familia y amigos es lo que más echo de menos. No ver crecer a mi sobrina, mis amigos que tienen niños y los ves de ciento en viento… Ese tipo de cosas. Y si alguien tiene algún problema de salud, es horroroso, eso es con diferencia lo más duro.

-La vida da muchas vueltas y a veces, lo que empieza como una aventura en solitario acaba en una relación de pareja. ¿Es este tu caso? Si es que sí, podrías contarnos un poco como surgió todo y si habéis vuelto a cambiar de país los dos.

La vida si que da muchas vueltas. Yo conocí a mi actual pareja estando de Erasmus. Lo gracioso es que me fui una semana de vacaciones a Dublín y lo conocí allí, él es irlandés, Brian. Al cabo de una año de estar en la distancia, él se mudo conmigo a Francia, a Toulouse. Vivimos juntos en Francia en diferentes sitios durante dos años.

Después. dejamos los trabajos una vez más y nos fuimos a dar la vuelta al mundo. Estuvimos viajando casi un año y medio. Visitamos China, Tíbet, Australia, Nueva Zelanda, Chile, Argentina, Perú, Bolivia y Uruguay. En Nueva Zelanda vivimos 8 meses, en Auckland, trabajando y ahorrando más dinero. Fue mi primera experiencia como inmigrante real, teniendo que pedir permiso de trabajo, etc… En Europa tenemos una suerte que no sabemos apreciar, no tenemos memoria. Y luego volvimos a Dublín, donde estamos ahora.

-¿En cuantas ciudades has vivido? ¿Qué podrías recomendarnos de cada una de ellas?

He vivido en varias ciudades y pueblos pequeñitos: Zaragoza, Nantes, Toulouse, Mirande, Gaillon, Aukland y Dublín.  De Nantes, recomendaría el castillo y el bar La Maison. De Toulouse, el paseo por la Garonne con su gente haciendo malabares y sus edificios rosas. De Auckland, el barrio de Ponsonby, la colina One Tree Hill y el estilo de vida de Nueva Zelanda en general, es una pasada. De Dublín… todo! Estoy enamorada de esta ciudad así que no soy muy objetiva. En Mirande no había nada, pero estaba muy cerca del Pirineo, del Océano y de casa. En Gaillon había un castillo (bueno, lo que los franceses llaman castillo pero es más como una mansión grande), pero sobre todo estaban muy bien los alrededores y que estaba muy cerca de Rouen, París y el resto de Europa (Bélgica, Holanda…).

-Podrías recomendarnos una cerveza y de qué país era.

La cerveza, la Guinness, en Irlanda que es donde mejor sabe. Sobre todo en la fábrica de Dublín en el Gravity bar!

-¿Te has planteado volver a España?

La verdad es que no me planteo volver a España. Como hemos dicho antes, la vida da muchas vueltas, pero a día de hoy, no me imagino volviendo… Creo que una de las cosas que más echaría de menos es no hablar en otro idioma, ¡se me haría muy raro hablar todo el rato en español! Y me encanta vivir en el extranjero. Es difícil de explicar, pero cuando vives fuera, estas más abierto a nuevas experiencias y es algo que no te deja nunca…o al menos es así como yo me siento.

-¿Qué has aprendido de viajar?

¡Madre mía, de viajar todo!  Supongo, que lo que más he aprendido es que los límites te los pones tu (esto tiene connotaciones, pero no me quiero enrollar demasiado). Viajando conoces todo tipo de personajes… Conocimos un hombre griego de 62 años que se había ido en bici desde Grecia hasta China y tenía una anemia crónica que le suponía tener que inyectarse vitamina B12 todos los meses (lo conocimos, porque buscaba a alguien que le pinchase). Conoces a gente viajando en familia, conoces a gente viajando casi sin dinero… Vamos, que si quieres viajar, lo único que te hacen falta son ganas.

También, he aprendido, que los niños, son niños en todos sitios… Cuando empiezas a viajar y experimentar otras culturas te das cuenta de que los niños pequeños no entienden de raza, fronteras, religión, etc. Jugamos todos igual en todos sitios. Lo cual es muy refrescante y muy triste a la vez, mirando como esta el mundo. También, aprendes que eres feliz con muy pocas cosas, muchas menos de lo que hubieses imaginado.

-¿Qué le dirías a una persona que no sabe si dejarlo todo para ir a empezar una nueva vida fuera de su país?

¡Despierta! Creo que hay gente para todo, y hay ciertas personas que son felices sin salir de su zona de confort, y eso esta muy bien también. Pero, si no eres feliz o si no te sientes realizado, ¿qué te detiene? A toda esa gente le diría que el cambio siempre es bueno, que lo más difícil es dar el primer paso (comprar el billete, pedir la beca Erasmus, dejar el trabajo, vender la casa…).

De momento, no he conocido a nadie que se arrepienta de su experiencia de viaje/cambio de país. Que lo haya pasado mal, si que quiera volver a casa, pero arrepentirse. ¡Nunca! La otra cosa que les diría, es que somos privilegiados por haber nacido donde hemos nacido. Tenemos la elección de poder cambiar de país sin que sea terriblemente complicado, ¡es casi un crimen no usar esa oportunidad!

-¿Has tenido que aprender un nuevo idioma o no ha sido necesario?

He aprendido dos, francés e inglés. Y eso, si que me ha abierto la cabeza de una forma que no se puede explicar a no ser que aprendas otro idioma de otra cultura. Mi siguiente objetivo es aprender un idioma con otro alfabeto, ¡a ver si me pongo!

-Cuando viajas, ¿cómo sueles hacerlo? ¿Eres de mochila o de maleta?

Depende del viaje. El año pasado nos fuimos durante un mes al Sureste Asiático. Allí viajamos con mochila. Si viajo por Europa, casa, en general llevo maleta.

-Estar lejos de la familia suele hacer que valoremos más lo que tenemos, ¿consideras qué estás más en contacto ahora con tu familia que antes?

Llevo fuera de casa desde que tengo 17 años, porque me fui a estudiar veterinaria a Zaragoza y ya no volví a Barakaldo. Siempre he estado muy unida a mi familia, a pesar de todo, los aprecias mucho más cuando estás lejos de ellos. Mi madre siempre lo dice: ¡la familia, cuanto mas lejos, mejor! Pero mi madre no es muy convencional.

Tengo la suerte de que mi trabajo actual me permite viajar mucho e ir a casa a menudo. La distancia te hace apreciar más lo importante, ¡pero también los años! Intento ir a casa al menos 3 veces al año. ¡Estas Navidades, me traigo a mis padres a Dublín, a comer pavo!

@eltesorodeldant: “Creemos que viajar es la mejor de las inversiones”

En esta ocasión he tenido la gran suerte de contar con Matías, Dante y Desireé que son tres grandes aventureros que actualmente, están por Europa.

-Al tener un hijo, ¿cómo organizáis vuestros viajes, es decir, cuando tenéis vacaciones los tres es cuando viajáis?

Eso solíamos hacer, pero en esta ocasión decidimos hacer un viaje más largo (de entre 3 a 6 meses, según como resulte). Por eso inscribí a Dante en el servicio de educación a distancia que tiene el Ministerio de Educación de Nación, así que ahora yo le doy clases. Seguimos el programa oficial y desde el Ministerio nos mandan los ejercicios, además participamos de los foros a través de una plataforma online.

En cuanto a nosotros, hace cinco meses dejamos nuestros empleos estables para cumplir el sueño de tener una vida medianamente itinerante. Como somos periodistas seguimos escribiendo para distintos medios, pero de forma freelance.

-Viajar es aprender como muy bien decís en vuestro blog, ¿qué cosas habéis aprendido después de viajar tanto?

Todavía no hace mucho que empezamos este viaje largo. Si bien viajamos mucho, pero por períodos cortos, recién ahora estamos haciendo un tramo tan largo. Creo que lo más importante que aprendimos viajando fue que hay que ser flexible y no planificar demasiado.

-¿Cuál es vuestro destino favorito? ¿Coincidís los tres en el mismo?

Todos los destinos tienen lo suyo. En este viaje disfrutamos mucho de las playas de Croacia, de la ciudad de Liubliana y ahora mismo estamos fascinados con Viena. La verdad que no siempre coincidimos los tres. Tenemos que hacer concesiones muchas veces y ponernos de acuerdo. Por eso es importante ser flexible.

-Cruzar el charco como todos sabemos es caro y son muchas horas, ¿cuando visitáis Europa cuantos días estáis?

En esta oportunidad vamos a pasar tres meses, en otras ocasiones yo (Desirée) he pasado entre tres semanas y un mes. Es cierto que es caro y nosotros estamos usando gran parte de nuestros ahorros para financiarnos, pero lo hacemos porque creemos que viajar es la mejor de las inversiones.

-¿Sois de mochila o de maleta?

Mochila-maleta. Llevamos unas maletas con rueditas que también se pueden usar como mochila.

-¿Qué no falta nunca en vuestro equipaje?

Medias y ropa interior.

-Para los que todavía no hemos tenido la oportunidad de ir a Argentina qué nos recomendáis ver, comer y beber.

Es un enorme país y con mucha variedad. Sin dudas recomendaría visitar Buenos Aires y allí recorrer el barrio de San Telmo para ver edificios antiguos, callecitas con empedrados y antigüedades; la Plaza del Congreso y Plaza de Mayo; Caminito, en el barrio de La Boca es muy pintoresco y se puede aprender un poco sobre cómo vivían los inmigrantes que fueron llegando, en distintas olas después de 1880. Ahí hay un grupo de teatro barrial “Agárrate Catalina” que hacen muy buenas obras de teatro sobre el tema; los barrios de Recoleta y Palermo tienen hermosos edificios, con una arquitectura que recordará muchas callecitas madrileñas y parisinas. Tampoco dejaría de ir a algunos de los bares que dan al río en Vicente Lopez o San Isidro.

En lo que respecta a la Patagonia, sugeriría conocer Bariloche, San Martín de los Andes y Villa Traful o hacer el recorrido de los siete lagos.

Para los que gustan del buen vino y de buenas montañas para hacer trekking o lagos para hacer rafting, sugeriría la provincia de Mendoza. En San Luis, el Valle de la Luna es una visita obligada. La provincia de Córdoba tiene un clima hermoso, lindas sierras y lagos ideales para bañarse. En Misiones están las imponentes cataratas de Iguazú.
¡La lista es infinita!

En lo que respecta a la comida, somos conocidos por tener buena carne, excelente vino y la tradición de tomar mate siempre que podemos.

-¿Tenéis pensado dar la vuelta al mundo?

¡Sí, claro!

-¿Alguna vez habéis tenido miedo o alguna situación un poco inesperada?

Siempre hay miedos cuando los sueños son grandes.

-Podéis contarnos alguna anécdota divertida que os haya sucedido.

En Split, Croacia, decidimos separarnos en dos equipos: Mati por un lado y Dante y yo por el otro y jugamos a la búsqueda del tesoro. Fue muy entretenido. Contamos todo en nuestro blog: www.eltesorodeldante.com.

-¿Qué frase o frases os motivan a la hora de viajar?

No viajamos para escapar del mundo sino para que el mundo no se nos escape.

-¿Tenéis alguna canción que siempre escucháis cuando viajáis?

Variamos, pero últimamente escuchamos mucho “El flautista de Hamelín” de Serrano.

-Por último, muchas gracias por haber participado en esta entrevista, ¿cuál es vuestro próximo destino?

Tenemos pensado visitar Polonia y luego, ¿quién sabe? Ya cambiamos al menos cinco veces nuestros planes en los últimos tres días.

No os perdáis ninguna de sus aventuras en su blog. Y podéis seguirlos en su twitter: @eltesorodeldant

Preparando mi viaje a Londres

Ya va quedando menos para ir a Londres, en concreto, el día 11 de septiembre. Leemos siempre los posts viajes de otros viajeros, pero en este caso os voy a explicar como preparo mis viajes.

El vuelo lo compré en julio en una tarde que estaba inspirada, en este caso, tenía claro cual era el destino. En muchas ocasiones, se las fechas que quiero escaparme e utilizo las web de comparadores de precios de vuelos y aquel destino que me llame la atención y el vuelo sea barato, allá voy. Considero que es lo mejor, ya que hay mucha vida por delante para ir a muchos sitios, si no es ahora, quizá será en el próximo viaje.

En esta ocasión vuelo con Vueling des de el Prat de Llobregat (Barcelona) y quería aterrizar en el aeropuerto de Gatwick. Como muchos sabréis Londres es una de las ciudades que más aeropuertos tiene, conviene mirar cual nos va mejor para lo que queremos hacer, ya que los precios del transporte pueden ser elevados.

En este caso, otro paso importante a la hora de planificar el viaje es saber como llegar del aeropuerto al sitio donde queremos alojarnos, por ejemplo, para poder dejar la mochila lo antes posible y empezar a disfrutar de la ciudad.

El aeropuerto de Gatwick, la mejor forma para ir al centro es a través del Gatwick Express, un tren que tardan unos 30 minutos, fácil (su conexión con el aeropuerto es muy sencilla porque tiene salida directa) y frecuente (cada 15 minutos). Los trenes terminan en la estación London Victoria. El billete cuesta £17.90 ida (es más barato comprar la ida y la vuelta juntos).

Si queremos llegar de forma más barata, tenemos el resto de trenes normales, que van tanto a Victoria como otras paradas céntricas de todo Londres (London Bridge, St Pancras International, Clapham Junction…). La diferencia es que estos trenes hacen más paradas, tardan unos 10/15 minutos más por  trayecto y son bastante más baratos.

Última opción es ir en autobús ya que hay una parada en la planta baja de la terminal sur. Hay un servicio que une las terminales norte y sur y con Londres, la compañía Easybus une el aeropuerto con Earls Court por £2 (ida) y tarda 1 hora y 5 minutos. La compañía National Express une el aeropuerto con Victoria por £7.50 y tarda 1 hora y 15 minutos.

En el siguiente post os explicaré que alojamiento he elegido y en que me he basado.

Espero que os hayan servido estos consejos para vuestro viaje a Londres.

Mi primer contacto con la capital de Lituania: Vilnius

Como os prometí en mi primera entrada sobre mi viaje a Lituania, Letonia, Estonia y Finlandia os voy a contar lo que más me gusto de Vilnius.

Top 5 de mejores sitios para ver en Vilnius

1. República de Užupis

vilnius

República de Uzupis

Este año tuve la gran suerte de ir a Copenhague y conocer el barrio de Christiania que podría compararse en cierto modo con Užupis (más adelante os hablaré sobre mi viaje a Dinamarca).  Užupis (en lituano significa “al otro lado del río”) ha sido durante siglos un barrio marginal donde vivir era muy barato. Por este motivo, los artistas se trasladaban a este barrio. Tras años de depresión, con la independencia de Lituania de la Unión Soviética (1991) empezó la transformación de Užupis. Sus calles se llenaron de galerías de arte y, seis años más tarde, declararon su propia República.

No os podéis perder la calle Paupio, tiene unas placas en diferentes idiomas con su propia Constitución, que consta de 41 artículos. No os preocupéis esta en español. Los artículos son los siguientes:

  1. Todos tienen derecho a vivir cerca del río Vilna y el río Vilna tiene derecho a fluir cerca de todos.
  2. Todos tienen derecho a agua caliente, a la calefacción en el invierno y a un tejado.
  3. Todos tienen derecho a morir, pero no es su obligación.
  4. Todos tienen derecho a equivocarse.
  5. Todos tienen derecho a ser únicos.
  6. Todos tienen derecho a amar.
  7. Todos tienen derecho a no ser amados, pero no necesariamente.
  8. Todos tienen derecho a ser insignificantes y desconocidos.
  9. Todos tienen derecho a ser perezosos y a no hacer nada.
  10. Todos tienen derecho a amar y proteger un gato.
  11. Todos tienen derecho a cuidar de un perro hasta que uno de los dos se muera.
  12. Un perro tiene derecho a ser un perro.
  13. Un gato no está obligado a amar a su dueño, pero le debe ayudar en los momentos difíciles.
  14. Todos tienen derecho a no saber de vez en cuando que tienen obligaciones.
  15. Todos tienen derecho a dudar, pero no es su obligación.
  16. Todos tienen derecho a ser felices.
  17. Todos tienen derecho a ser infelices.
  18. Todos tienen derecho a guardar silencio.
  19. Todos tienen derecho a tener fe.
  20. Nadie tiene derecho a usar la violencia.
  21. Todos tienen derecho a darse cuenta de su irrelevancia y de su grandeza.
  22. Nadie tiene derecho a usurpar la eternidad.
  23. Todos tienen derecho a comprender.
  24. Todos tienen derecho a no comprender nada.
  25. Todos tienen derecho a tener varias nacionalidades.
  26. Todos tienen derecho a celebrar o a no celebrar su cumpleaños.
  27. Todos tienen la obligación de recordar su nombre.
  28. Todos pueden compartir lo que poseen.
  29. Nadie puede compartir lo que no posee.
  30. Todos tienen derecho a tener hermanos, hermanas y padres.
  31. Todos pueden ser libres.
  32. Todos son responsables de su libertad.
  33. Todos tienen derecho a llorar.
  34. Todos tienen derecho a ser incomprendidos.
  35. Nadie tiene derecho a echarle la culpa al otro.
  36. Todos tienen derecho a ser subjetivos.
  37. Todos tienen derecho a no tener ningún derecho.
  38. Todos tienen derecho a no tener miedo.
  39. No venzas.
  40. No te defiendas.
  41. No te rindas.

2. Colina Gediminas

Siempre busco un lugar donde poder ver la ciudad desde las alturas y este es un sitio ideal. Se pueden ver la Colina de las Tres Cruces, el casco antiguo y la ciudad nueva. Por supuesto, sin olvidarnos del río. Os recomiendo subir para ver el atardecer. No os preocupéis, en unos 10 – 15 minutos se puede subir, el camino es de piedras.

Esta pequeña colina, lleva el nombre de un célebre Gran Duque de Lituania. Antes os explicaba que se puede subir a pie, también tenemos la posibilidad de subir en funicular. Donde encontraremos la Torre Gediminas y unas pocas ruinas del antiguo castillo.  Al pie de la colina se encuentran la estatua de Gediminas, el Museo Nacional, el Palacio de los Grandes Duques de Lituania y la Catedral de Vilnius.

3. Calle de la literatura

Me encantan las calles originales y esta no deja indiferente a nadie, en el siguiente enlace podréis ver una foto de la calle.  Es una calle peatonal bastante céntrica, al lado de la calle Pilies. Encontraremos  una galería de arte al aire libre dedicada a escritores de todas las épocas que han dejado huella en la ciudad como Romain Gary, el director de cine y poeta Jonas Mekas, Oskaras Milasius y también a autores desconocidos.

El proyecto se inspira en el poema Literatu Gatve del escritor lituano Aidas Marčėnas.

4. Iglesia de Santa Ana

En Vilnius encontraréis iglesias de todos los tipos, merece la pena entrar en unas cuantas para ver las diferencias entre cada una de ellas. En concreto, la iglesia de Santa Ana es católica y su estilo es gótico tardío. Como anécdota os contaré que Napoleón se la quiso llevar a Francia, así que si visitáis Vilnius no os perdáis esta bonita iglesia.

5. Puerta de la Aurora (Aušros vartai)

Es la puerta principal para acceder al casco antiguo de la ciudad, construida a principios del s. XVI. La puerta es especialmente bella en la parte interior de la muralla y alberga una venerada capilla. A pocos metros os recomiendo visitar también la Iglesia ortodoxa del Espíritu Santo, con su llamativo retablo color verde, y la puerta basiliana, también barroca. Fue la iglesia que más me gusto de Vilnius.

Espero que hayáis disfrutado de mis 5 recomendaciones para ver en Vilnius, hay muchísimos más sitios para ver y disfrutar en esta maravillosa ciudad.

Podéis alojaros en los siguientes alojamientos.

Espero que sigáis el resto de mi viaje por los Países Bálticos y Finlandia. 😉

Sigue mi siguiente entrada a Trakai!


Recorrido por los Países Bálticos y Finlandia

En esta entrada os voy a contar que hice en los Países Bálticos y Finlandia, como veréis en la imagen inferior encontraréis el recorrido que hice durante 10 días.

Recorrido por los Países Bálticos y Finlandia:

Esta vez, elegí la compañía Wizzair, nunca había volado con ellos. Es una compañía de bajo coste que tiene vuelos a Rumanía, Lituania, entre otros países de Europa del Este. Los aviones están bien, así que es digna de recomendación.

El aeropuerto de Vilnius es muy pequeño y si llegáis tarde como fue mi caso, pasadas las doce, tendréis que coger un taxi que os costará 15 € si vais al centro de Vilnius. Para más información sobre como ir al centro o al aeropuerto, podéis consultar el siguiente enlace.

Conducen un poco de manera alocada, pero llegue sana y salva, así que no os asustéis. Quizá tendréis el problema de que no os entiendan en inglés, pero es normal en este país. No están muy acostumbrados al turismo y muchas personas no hablan inglés, sobretodo en las estaciones de autobuses y trenes. Con un poco de suerte, vuestro conductor de autobús hablará inglés.

Me alojé durante dos noches en el albergue: Center Stay Hostel. Si queréis ver más alojamientos en Vilnius podéis consultar el siguiente enlace. A continuación, os voy a remarcar los puntos que son importantes de los alojamientos que reservo.

Situación: 9, porque esta cerca de la parte antigua de la ciudad y a unos 10 minutos andando de la estación de tren y de autobuses.

Ruido: 8, la habitación que me dieron daba a la calle, por lo que se escuchaba el ruido de los coches.

Comodidad de la cama: 7, nunca me había pasado, pero las literas eran muy altas y había una silla que no era de suficiente ayuda para subir ni para bajar de la cama.

Limpieza: 4, la habitación no parecía que la limpiasen, los lavabos si estaban limpios y la cocina no mucho.

Cocina: 4, era muy pequeña, con microondas y un fuego eléctrico.

Wifi: 10, no tuve problemas en ningún sitio con la señal.

Precio: 8, por la situación esta bien el precio.

Si lo que buscáis es un sitio para descansar sin ruidos y con una buena cocina, no os lo recomiendo.

En el siguiente post sobre Lituania (Vilnius) os explicaré qué hacer en Lituania y os recomendaré sitios que no me dejaron indiferente.

Espero que sigáis este viaje conmigo recorriendo las diferentes ciudades de los Países Bálticos 🙂