10 sitios que no debéis perderos en Dublín

Dublín es una ciudad con muchas opciones para hacer.  A continuación,  encontraréis recomendaciones que no debéis perderos si visitáis Dublín. ¡No os perdáis ninguna!:

10 recomendaciones para ver en Dublín

1. Temple Bar

Es uno de los barrios más antiguos y carismáticos de la capital. Sus estrechas y adoquinadas calles conservan la más pura esencia de la ciudad y constituyen el mayor centro cultural y de ocio de Dublín. Temple Bar está situado entre Dame Street y el río Liffey debe su nombre a Sir William Temple, quien adquirió los terrenos en el año 1600.

Temple Bar comenzó a transformarse en un lugar próspero, sobre todo a partir de 1991, tras la elección de Dublín como Capital Europea de la Cultura. Hoy en día, está considerado como uno de los barrios más atractivos de Dublín, con espacios culturales, bares y pubs típicos irlandeses.

Durante el día podemos disfrutar de diferentes mercados como el Food Market o el Book Market.

2. Chester Beatty Library

La Biblioteca Chester Beatty, no es sólo una biblioteca, sino que también es un museo que acoge diferentes tesoros artísticos pertenecientes a las grandes culturas y religiones del mundo. Podréis encontrar algunos ejemplares del Corán del siglo IX, papiros que datan del 1100 a.C., o algunos de los más antiguos ejemplares del Antiguo Testamento.

Horario:

De marzo a octubre: de lunes a viernes, de 10:00 a 17:00.

De noviembre a febrero: de martes a viernes 10:00 a 17:00 (cerrado los lunes).

Sábado, 11 a 17:00 y domingo, 13:00-17:00

Precio: gratuito

Como llegar: Autobús: Werburgh St., líneas 50X, 56A, 77, 77A, 77X, 150 y 151.

3.  St. Patrick’s Cathedral

Erigida en honor del patrón de Irlanda, la Catedral de San Patricio es una de las dos catedrales pertenecientes a la Iglesia de Irlanda, junto con la Catedral Christ Church.

La catedral, es la mayor iglesia de Irlanda, fue erigida junto a un pozo en el que San Patricio bautizó a los conversos alrededor del año 450.

El interior de la Catedral de San Patricio aloja infinidad de aspectos interesantes que reflejan diferentes momentos históricos ocurridos durante su existencia, como es el caso de “La Puerta del Capítulo”, que conmemora el fin de las disputas entre los condes de Ormond y Kildare los cuales, a través de un agujero realizado en dicha puerta, estrecharon sus manos para restaurar la paz perdida.

Horario:

horario

Precio:

Adulto: 6€

Estudiante: 5 €

Familias: 15 €

Como llegar: Autobús: Patrick St. (Dean St.), líneas 49, 49A, 54A, 77A y 150.

4. Iglesia de St Audoen’s

Declarada monumento nacional, fue construida entre 1181 y 1212 y es una de las iglesias medievales más antiguas de Irlanda. Dedicada a San Audoen, obispo de Rouen y patrón de Normandía en el siglo VII, hoy en día la iglesia continúa cumpliendo con sus funciones eclesiásticas a pesar del paso de los años.

Tras su muerte en el año 684, Audoen, obispo de Rouen, fue enterrado en el terreno que años más tarde ocuparía la iglesia que le fue dedicada. Tras su construcción en 1212, la iglesia comenzó a cobrar gran importancia en la vida eclesiástica y civil de la ciudad.

La Iglesia de San Audoen’s es la más antigua de las que se conservan en Dublín y continúa siendo un lugar muy agradable y acogedor.

Horario: de 25 abril a 23 octubre:  9.30  a 17.30.

Precio: Gratuito

Como llegar: Autobús: High St., líneas 51B y 51C.

5. Iglesia de San Michan

Fundada en el año 1095, fue durante varios siglos la única iglesia situada al norte del río Liffey. San Michan no es conocida por este detalle, sino por los ancianos inquilinos que habitan en sus criptas.

El mayor atractivo de la iglesia reside en sus entrañas en las que varias criptas repletas de ataúdes muestran los restos momificados de algunos antiguos ciudadanos de Dublín. Un guía os acompañará hasta el interior de las lúgubres criptas para presentaros a los personajes que descansan en ellas.

En una de las salas subterráneas se conservan los restos momificados de los hermanos Henry y John Seares, que fueron ejecutados por actuar como dirigentes durante la Rebelión de 1798.

En las salas contiguas se pueden contemplar los ataúdes abiertos en los que reposan las momias cubiertas de polvo. Algunas de las momias presentan los pies cortados porque eran demasiado altos para entrar en los ataúdes, o una mano cortada en el caso de tratarse de un ladrón.

Horario: de lunes a sábado de 9 a 18h.

Precio:

Adultos: 4 €

Estudiantes: 3€

Como llegar:

Tranvía: The Four Courts, línea roja.
Autobús: North Quays, líneas 51D y 51X.

6. The Old Jameson Distillery

La Antigua Destilería de Jameson, fundada por John Jameson en 1780, fue durante casi 200 años el lugar en el que se llevó a cabo la creciente producción de whisky Jameson. Hoy en día, alberga un museo en el que se desvela a los visitantes el proceso artesano de elaboración del whisky irlandés.

Las visitas, a no ser que se reserve con antelación, sólo se realizan en inglés, y la entrada es algo cara para los que no dispongan de la tarjeta Dublín Pass.

Horario: de lunes a sábado de 9 a 18 y los domingos de 10 a 18.

Precio:

tickets

Como llegar:

Tranvía: Smithfield, línea roja.
Autobús: Arran Quay, líneas 39 y 39A; Christian Youth Church, líneas 37, 39B, 39C, 70 y 70A.

7. Museo Nacional de Artes Decorativas y de Historia

Posee una amplia colección de objetos que permiten conocer la historia social, económica y militar de Irlanda. Se encuentra ubicado en los imponentes edificios neoclásicos del antiguo cuartel militar Collins Barracks, construido en 1702.

Horario:

De martes a sábado: 10:00 a 17:00.

Domingo: 14:00 a 17:00.

Precio: gratuito

Como llegar:

Tranvía: Museum, línea roja.
Autobús: líneas 90, 25, 25A, 66 y 67.

8. Guinness Storehouse

El almacén de Guinness fue construido en 1904 para ser utilizado como lugar de fermentación de la cerveza Guinness. El edificio cumplió con su cometido hasta 1988 y en el año 2000 abrió sus puertas al público para mostrar sus exposiciones.

En la planta baja del edificio principal (con forma de enorme pinta de cerveza) se puede ver una copia del contrato de alquiler de la cervecería durante 9.000 años. Fue firmado por Arthur Guinness en 1759.

Avanzando hacia el interior del almacén puede contemplarse una llamativa exposición sobre los cuatro ingredientes que componen la cerveza. Los ingredientes son agua, lúpulo, cebada y levadura. 

Para los que queréis un bonito recuerdo de la visita, en la quinta planta podréiss tirar vuestra propia pinta y os darán un diploma.

La visita finaliza en la azotea del edificio (Gravity Bar), un agradable lugar desde el que se pueden admirar las vistas de la ciudad degustando una pinta, cortesía de la casa.

El conocidísimo Libro Guinness de los Records también tiene relación con la compañía cervecera, tuvo sus inicios en una pequeña disputa sobre qué pájaro volaba más rápido.

En el siguiente enlace podréis comprar la entrada a la Guinness Storehouse con un pequeño descuento y evitar las colas: Entradas con descuento a Guinness Storehouse

Horario: 9 a 17:30 todos los días.

Precio: Adulto: 20 %, con descuento por comprobarlo por la web: 18 €

Como llegar: Autobús: Thomas St./(Watling St.), líneas 123, 51B y 78A.

9. St Stephens Green

Creado en 1664, es uno de los parques públicos más antiguos de Irlanda. El parque se encuentra situado en el centro de Dublín, al final de Grafton Street, una de las calles comerciales más destacadas de la ciudad.

Los jardines fueron rediseñados en el siglo XIX con un estilo victoriano que conservan en la actualidad. El terreno rectangular ocupa aproximadamente 9 hectáreas de terreno, en las cuáles se extiende un precioso estanque habitado por gaviotas y cisnes. El parque cuenta con zonas arboladas bajo las que cobijarse, infinitas praderas, una fuente central y algunos monumentos en honor a importantes personajes irlandeses. Una de las zonas más curiosas de St Stephens Green es el parque para ciegos, que cuenta con plantas aromáticas que están etiquetadas en braille.

Dublín

Horario:

De lunes a sábado abren a las 7:30 hasta que haya luz.

Domingo: 9:30 hasta que haya luz.

Precio: gratuito

Como llegar:

Autobús: St. Stephen’s Green, líneas 39X, 40A, 40C, 41X, 51X, 58X, 66X y 67X.
Luas: St. Stephen’s Green, línea verde.

10. National Museum of Ireland – Archaeology

El Museo Nacional de Arqueología ofrece exposiciones arqueológicas desde la evolución de la civilización irlandesa hasta la llegada de los primeros habitantes en el Mesolítico hasta la Irlanda medieval.

Horario:

De martes a sábado: 10 a 17.

Domingo: 14 a 17:00.

Precio: gratuito

Como llegar:

Autobús: Kildare St., líneas 7B, 7D, 10, 10A, 11, 11A, 11B, 14, 15, 20B, 25X, 27C, 33X, 39B, 40A, 41X, 46A, 51D, 58C, 70B, 74, 92, 116, 127, 145, 172 y 746.

No os perdáis más cosas para ver en Dublín en el siguiente post.

Si queréis encontrar alojamiento barato podéis consultar el siguiente enlace.

 

7 sitios para ver en Dublín en un día

En esta ocasión os voy a recomendar sitios para ver en Dublín (Irlanda) en un día. ¿Estáis preparados? Vamos a ello:

7 sitios para ver en Dublín en un día:

1. O’Connell Street

Situada en pleno centro de la ciudad, es la calle principal de Dublín. La calle comienza sobre el río Liffey, en el puente O’Connell (un puente más ancho que largo), y finaliza en Parnell Street. Es también una de las principales zonas comerciales de la ciudad ya que desde ella se puede acceder a calles como Henry Street o Parnell Street, dos importantes calles de tiendas en Dublín.

dublin

En O’Connell Street podemos encontrar numerosos monumentos como el conocido The Spire (la espiral). Es una gran aguja que se eleva 120 metros. The Spire fue construido en el año 2003 en el lugar en el que se encontraba el monumento Nelson’s Pillar, que fue destruido durante uno de los ataques del IRA (Irish Republican Army).

Además, podemos ver la estatua del líder nacionalista del siglo XIX que dio nombre a la calle, Daniel O’Connell, o las estatuas de Sir John Gray, James Larkin, Charles Stewart Parnell y el padre Theobald Mathew, fundador del movimiento Pionero por la Abstinencia.

El edificio de la Oficina Central de Correos de Dublín, construida en 1818, está considerado como uno de los mejores monumentos de O’Connell Street. Este emblemático edificio posee un gran valor histórico ya que fue el lugar en el que se proclamó la República de Irlanda después de la sublevación de 1916. Aún se conservan algunos edificios antiguos como el Hotel Gresham, de 1817, o los almacenes Clery’s del 1822.

2. St Mary´s Pro-Cathedral

Conocida por sus misas cantadas en latín, la Pro-catedral de Santa María, fue construida entre 1815 y 1825 sobre la antigua Abadía Cisterciense de Santa María.

El estilo neoclásico de Santa María ofrece un gran contraste con la mayoría de las iglesias de la ciudad, construidas con un estilo gótico. El exterior está inspirado en el templo ateniense de Teseo, portando seis imponentes columnas dóricas. El interior de la iglesia también es completamente diferente al de las dos catedrales y el resto de las iglesias de la ciudad. Con una mezcla de estilos griego y romano, la iglesia ha sido objeto de controvertidas opiniones en las que se la catalogaba tanto de de joya artística, como de una monstruosidad.

Horario:

De lunes a viernes:  7:30 hasta las 18:30

Sábados: 7:30 hasta las 19:00

Domingo: de 9:00 a 14:00 y de 17:30-19:30

Precio: Gratuito

Como llegar:

Autobús: Marlborough St., líneas 20B y 32X.
A pie desde O’Connell Street.

3. Garden of Remembrance

El Jardín del Recuerdo fue inaugurado por el presidente Éamon de Valera en 1966 para celebrar el 50 aniversario del Alzamiento de Pascua. Es un pequeño parque de recuerdo y reflexión dedicado a la memoria de todos aquellos que fallecieron en el intento de lograr la independencia de Irlanda.

En el fondo del estanque se pueden ver algunos mosaicos con forma de armas vikingas. Estos mosaicos representan la costumbre celta de arrojar las armas al fondo del río después de un combate para celebrar el fin de un comportamiento hostil.

Al fondo del parque se sitúa una gran escultura de bronce conocida como “Children of Lir” (Los Niños de Lir), en la que unos niños se convierten en cisnes como símbolo del renacimiento y la resurrección.

Uno de los elementos más emotivos del parque es el poema “We saw a vision” grabado en una de las paredes, que expresa el significado de la lucha por la libertad mediante algunos textos muy representativos: “…tuvimos una visión, plantamos el árbol del valor y floreció…”.

Horario:

Abril-septiembre: 8:30 a 18:00
Oct-Mar: 09:30 a 16:00

Precio: Gratuito

Como llegar: Autobús: Parnell Sq. East, líneas 1, 2, 14, 16, 19, 33X, 39X, 41X, 48A, 58X, 70B y 70X.

4. National Leprechaun Museum

El Museo Nacional del Leprechaun inaugurado en 2010 dedicado a la mitología irlandesa, especialmente al minúsculo y popular personaje conocido como leprechaun.

Los leprechauns son pequeños personajes de la mitología irlandesa que se pueden reconocer por su característico trajecito de color verde. Provenientes de un lejano mundo situado bajo el mar, los leprechauns llegaron a Irlanda hace muchos siglos y decidieron convertirla en su nuevo hogar. Lugar ideal para niños, para adultos no es muy recomendable.

Horario: 10 a 18:30

Precio:

Adultos:  12€

Niños de 3 a 11 años: 8€

Niños menores de 3 años: 3€

Estudiantes: 10€

Entrada familiar (2 adultos y 2 niños): 34€  

Jubilados: 10€

Como llegar:

Tranvía: Jervis, línea roja.
Autobús: Ormond Quay, líneas 39B y 69X.

5. Custom House

El imponente edificio de estilo neoclásico  fue construido en el siglo XVIII como sede de la aduana del puerto de Dublín.En 1921 algunos afiliados al partido republicano Sinn Féin celebraron su triunfo electoral incendiando el edificio, algo que causaría daños irreparables en el mismo. En 1926 se inició su reconstrucción, que no se vería finalizada hasta el año 1991.

Desde su restauración funciona como sede del Ministerio de Medio Ambiente, además de constituir el edificio más llamativo de los que se encuentran a orillas del río Liffey. Su monumental fachada es digna de ser fotografiada, junto a su reflejo en el agua, tanto de día como de noche.

Horario:

De marzo a octubre: de lunes a viernes de 10:00h a 12:30h. Sábados, domingos y festivos de 14:00h a 17:00h.
De noviembre a marzo: De miércoles a viernes de 10:00h a 12:30h. Los domingos de 14:00h a 17:00h.

Precio: Gratuito

Como llegar: Autobús: Custom House Quay, línea 151.

6. Galería Hugh Lane

Alberga una gran colección de arte moderno y contemporáneo, tanto irlandés como internacional.

Entre las exposiciones del museo destaca especialmente el Estudio de Francis Bacon, una reproducción de la desastrosa habitación en la que trabajaba el artista en su casa de Londres.

Justo enfrente de la entrada del museo se sitúa la Sala de la Vidriera, una pequeña estancia en la que se exponen varias vidrieras que proyectan infinidad de colores sobre los visitantes.

Horario: martes a domingo de 10 a 17.

Precio: gratuito

Como llegar: Autobús: Parnell Sq. East, líneas 1, 2, 14, 16, 19, 33X, 39X, 41X, 48A, 58X, 70B y 70X.

7. City Hall 

El Ayuntamiento de Dublín es uno de los mejores exponentes de la arquitectura georgiana de la ciudad. Construido entre 1969 y 1779 por el gremio de los mercaderes, el edificio fue creado como sede de la Cámara de Comercio.

Junto a la entrada principal del edificio se encuentra la Rotonda, un amplio espacio circular cubierto por una cúpula sostenida por doce columnas. La Rotonda es una estancia elegante decorada con estatuas, algunas de las más antiguas esculpidas en 1772.

Los sótanos del Ayuntamiento acogen una exposición multimedia que traza la historia de Dublín desde el periodo anterior a la invasión anglonormanda de 1170 hasta la actualidad.

Horario: Lunes a sábado: 10 a 17:15

Precio: La Rotonda es gratuita.

Adultos: 4 € (3,60€ si reservar en línea)

Tercera Edad, parados, estudiantes: 2 €

Niños: 1.50€

Familia Tarifa: 10 € (para dos adultos y hasta cuatro hijos)

Grupos: 3 € (para grupos de diez o más con reserva previa)

Como llegar: Autobús: Parliament St., líneas 37, 39, 39A, 39C, 70 y 70A.

Espero que disfrutéis de vuestra visita por Dublín.

 

Qué hacer en Miravet en un día

Miravet es un pequeño pueblo encantador situado a la orilla del río, en el tramo final del Ebro catalán (Terres de l’Ebre, Tarragona) entre montañas y fértiles campos de fruta dulce.

miravet

Cómo llegar

Con GPS: buscar “BENISSANET” y a 3 km el siguiente pueblo es Miravet. Si buscáis directamente Miravet os llevará al paso de barca, dirección Tortosa, pero recordad que es un transbordardor NO UN PUENTE y su horario es de 9 a 13 y de 15 a 18h en invierno o a 19h en verano.

Por la autopista A-7 o la N-340, Barcelona-Valencia, desviándose a la altura de l’Hospitalet de l’Infant (C-233) dirección Móra hasta conectar con la C-12 (Eje del Ebro); por la misma carretera C-12, Tortosa-Lleida, o viniendo por la N-420, Tarragona-Alcañíz.

Indistintamente hay dos opciones de entrada:

  • Por el desvío de la rotonda de Móra d’Ebre (N-420) pasando por Benissanet.
  • Por la C-12, entre Rasquera y Ginestar, cruzando el río por el Paso de Barca.

Entrar por el Paso de Barca, el último original y sin motor de todo el Ebro, es una auténtica experiencia y permite disfrutar de la mejor panorámica de Miravet y el paisaje que lo rodea.

Qué ver

1. Castillo de Miravet: es una fortaleza imponente rodeada por una muralla de 25 metros de altura. Está en una posición estratégica. El precio de la entrada es la siguiente:

Normal: 3,50 euros
Reducida: 2,50 euros
Reducida especial: 1,50 euros

Y el horario: del 1 de octubre al 15 de diciembre: de 10.00 h a 17.30 h.

miravet
2. Iglesia Vieja: está situada en el centro del casco antiguo de Miravet y ha sido convertida en un monumento cultural después de años de abandono.  Es un templo renacentista construido entre el siglo XVI y XVII por la Orden del Hospital sobre la espacio donde se podía ubicar la antigua mezquita de la población musulmana. Fue redecorada con pinturas barrocas en el siglo XVIII hechas por autores locales.

Durante la Guerra Civil fue saqueada y las imágenes y retablos fueron quemados; posteriormente fue abandonada. En los años 80 se inició la recuperación del edificio con exposiciones, conciertos, subastas, presentaciones de libros, etc.

Actualmente está abierta en Semana Santa y verano, o en momentos puntuales especiales. Acoge una serie de exposiciones permanentes sobre su propia historia, la cerámica miravetana, las riadas, los templarios, el pintor Joaquim Mir, etcétera.

3. Cap de la Vila: el núcleo histórico de Miravet es un entramado de casas que cuelgan sobre el río y que trepan por la montaña y los acantilados. Subiendo por su calles podemos encontrar las típicas calles porticadas, casas antiguas, bonitos rincones y muy buenas vistas sobre el río y su vegetación.

También destaca la desolación creada por la Batalla del Ebro, que aún se puede ver con las numerosas casas caídas y abandonadas.

Si iniciamos una ruta desde el lado del Ebro, en las casas de la Calle del Río podemos encontrar placas del
a riada de 1907. Más adelante encontraremos unas escaleras que bajan al río y donde junto está la antigua astillero medieval ; muy cerca de él hay una casa dentro del río, que era un antiguo molino. Si empezamos a subir encontraremos una portada y un porche, donde antiguamente estaba la puerta que cerraba la población. Si miramos a lo alto de la casa encontraremos la placa de la riada de 1787, la más grande que se tiene registrada en el Ebro. Continuamos subiendo por la Calle del Horno donde encontraremos “el Salto”, zona desde donde podemos observar el Ebro y el meandro del Tamarigar, zona protegida por el interés de su fauna y flora. Seguimos subiendo rodeando la iglesia y llegamos a una pequeña plaza donde destaca un gran arco; este arco era el lugar donde se reunía la comunidad musulmana de Miravet, ya que donde ahora está la iglesia, estaba la mezquita. Si subimos hasta delante de la iglesia encontraremos el mirador de la Sanaqueta, antiguo patio de la mezquita, y que ofrece grandes vistas. Si seguimos la Calle de Ferreries, donde se férrea los caballos de los señores del castillo, llegaremos a un camino empedrado, Costa de Riago, donde podremos leer el poema de Roque Lobo, ilustre Miravet que vivió gran tiempo en el exilio. Si volvemos hacia el pueblo encontraremos el camino que sube al castillo y, así, poder continuar la ruta por Miravet.

Si queréis más información sobre Miravet podéis consultar la siguiente web.

 

7 sitios para no perderse en Riga

Si os acordáis os estaba contando mi viaje por los países Bálticos, en este post os voy hablar de los mejor de Riga. Antes de empezar a recomendar sitios para ver, quiero remarcar que merece muchísimo la pena ir a visitar esta ciudad.

1. Parque Bastekalns: es un parque enorme, en el cual podéis alquilaros una barquita y dar un agradable paseo. El parque acoge el monumento conmemorativo a los cinco letones asesinados el 20 de enero de 1991 por los soviéticos en un intento de aplastar el movimiento independentista. Entre las víctimas se encontraban dos cámaras y un estudiante. La entrada es gratuita.

2. Brivibas Piemineklis (Monumento a la Libertad): lo podréis ver desde lejos desde muchos sitios de Riga. Ocupa un lugar sagrado en el corazón de los letones. Es un poderoso símbolo de la nación pagado y levantado por los habitantes de Riga en 1935 que ha sobrevivido las cuatro décadas de dominio soviético. Una broma popular durante la época comunista era que el monumento era en realidad una agencia de viajes, pues todo aquel que depositaba flores en él tenía garantizado un billete de ida a Siberia. En la actualidad, es el monumento de su tipo más alto de Europa y ha vuelto a recobrar todo su esplendor tras la restauración que se ha llevado a cabo. Todavía conserva su capacidad para emocionar a los letones y es un lugar de reunión favorito entre la juventud de la ciudad. Podréis llegar a él desde el parque Bastekalns.

3. Jugendstil (Art Nouveau): irónicamente, Riga es el mejor lugar para ver Jugendstil (la arquitectura alemana de estilo Art Nouveau), ya que no sufrió la misma devastación de las ciudades alemanas durante la II Guerra Mundial. Podréis acercaros al barrio de Art Nouveau, que no os va a dejar indiferentes, lo encontraréis en la parte nueva de la ciudad.

La capital tiene simplemente la mejor y más completa muestra de este estilo de arquitectura de toda Europa. El estilo es inconfundible, con ornamentadas espirales de estuco adornando las entradas de las casas, fachadas embellecidas por caras humanas y extravagantes torres coronando los techos de los edificios. Algunos de los mejores ejemplos de Jugendstil se encuentran en o alrededor de Elizabetes iela, donde la mayoría de edificios tiene detalles propios de este estilo ornamental.

4. Riga Doms (Catedral de Riga): sus cimientos comenzaron a edificarse en el Día de San Jacobo, en 1211, por Albert von Buxhoeveden, quien se convirtió en su primer obispo. El edificio presenta una embriagadora mezcla de estilos románicos y góticos. El museo del interior tiene exposiciones que retratan Riga en el periodo de entreguerras, así como mapas y postales de la parte antigua. Uno de los puntos fuertes de la visita es el mundialmente célebre órgano creado entre 1883 y 1884 por la compañía alemana Waclker & Co, que tiene tallados de madera de los siglos XVII y XVIII. La encontraréis en la calle: Doma laukums 1.

5. Centraltirgus (Mercado Central): si llegáis a Riga en tren o en autocarlo encontraréis justo detrás de la estación. Los visitantes que quieran olvidarse por un momento del siglo XXI deben dirigirse a los antiguos hangares para zepelines de 1930 en los que se ubica el Mercado Central. El lugar está a años luz de los lustrosos centros comerciales y aún es posible estar en contacto con la población local de Riga, que viene aquí en busca de gangas de fruta y verduras. Fuera de los principales hangares se colocan también multitud de puestos. No es un lugar muy seguro, pero no tiene porque pasar nada, simplemente vigilar con los objetos importantes.

6. Plaza del Ayuntamiento (Ratslaukums): se creó como la plaza del mercado en el siglo XIII y hasta el siglo XIX fue el centro económico y político de la ciudad. Todo evento tenía lugar aquí, incluso las ejecuciones. El pueblo era convocado con el tañido de las campanas de la Catedral. La estatua de Rolando, símbolo de la Liga Hanseática se encuentra mirando hacia el Ayuntamiento. Lamentablemente casi todo lo que vemos aquí responde a reconstrucciones posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Es uno de los lugares imperdibles de los turistas. En esta plaza, además de la estatua de Rolando, encontramos el Ayuntamiento, la célebre Casa de las Cabezas Negras y la Iglesia de San Pedro.

7. Casa de las Cabezas Negras (Melngalvju nams): la construcción original era del año 1334 y se realizó como casa de reuniones y banquetes de los organismos no gubernamentales, fundamentalmente las ligas de artesanos y comerciantes. Lamentablemente la casa original fue destruida por un bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial y reconstruida según el original en el año 2001. La bodega sobrevivió y es la original pero, el reloj astronómico es nuevo, el anterior era de mediados del año 1600.

Riga tiene muchisimas más cosas interesantes para ver, os recomiendo que guardéis el mapa y que callejeéis por las calles del casco antiguo. Y si os acercáis al mercado, han restaurado unas fábricas donde realizan conciertos y es una buena manera de tomar una cerveza con buena música.

catedral ortodoxa riga MED

No os perdáis más detalles de mi viaje por los países Bálticos en el siguiente post.

 

7 cosas para ver en Londres en un día

Si no habéis visto las 6 cosas que os recomiendo para ver en Londres en un día, podéis leerlo en el siguiente post. Si vais a estar más de un día en Londres os recomiendo que prestéis atención a las siguientes 7 cosas que os recomiendo para ver.

1. Torre de Londres: construida bajo el reinado de Guillermo I, es una enorme fortificación que ha funcionado a lo largo de su historia como residencia real, arsenal, fortaleza y prisión.

Durante más de 900 años, la Torre de Londres fue sinónimo de terror, ya que se trataba del lugar en el que eran encerrados todos aquellos que ofendían al monarca. La mayoría de los presos malvivieron en condiciones espantosas y no salieron con vida, o fueron torturados antes de ser ejecutados en la cercana Tower Hill (Colina de la Torre).

Fueron muchos los personajes de gran relevancia que tuvieron la desgracia de sufrir entre las paredes de la Torre de Londres, entre los que se incluyeron algunos reyes derrocados, aristócratas y clérigos acusados de traición. Algunos de los personajes más destacados son: la reina consorte Ana Bolena, la reina Jane Grey, el barón William Hastings, o el pensador y escritor Tomás Moro.

Para llegar tenemos el siguiente transporte:

Metro: Tower Hill, líneas Circle, District y DLR.
Autobuses: 8, 9, 11, 15, 15B, 22B, 25, 133 y 501.

Si compráis las entradas online os saldrá más baratas, en la siguiente imagen podréis ver los precios:

precio

2. Tower Bridge (Puente de la Torre) es uno de los símbolos más destacados de Londres. Este llamativo puente levadizo, construido con estilo victoriano, se encuentra situado junto a la Torre de Londres. El primer puente que se construyó fue el Puente de Londres (London Bridge), al que siguieron otros muchos que se situaron al oeste del mismo para no entorpecer la zona del puerto.

La visita a la exposición del Tower Bridge muestra cómo funcionaba el sistema de elevación del puente desde su construcción hasta 1976, por medio de una máquina de vapor, y su posterior sustitución por un sistema eléctrico.

El resto de la exposición se ocupa de destacar la importancia del Tower Bridge en la historia de la ciudad. A lo largo de las pasarelas superiores también se pueden ver las fotos de los puentes más emblemáticos del mundo entre los que, sin lugar a dudas, se incluye Tower Bridge.

Si queréis saber los precios de la exposición, los encontraréis en la siguiente imagen:

precios

 

3. Ayuntamiento de Londres: situado en la orilla sur del Támesis, entre el Puente de Londres y Tower Bridge, el Ayuntamiento de Londres (City Hall) es un peculiar edificio que sirve como cámara para la Asamblea y oficinas para las principales autoridades de la ciudad.

Con 45 metros de altura divididos en 10 plantas, el extravagante edificio de cristal está diseñado para ahorrar energía mediante diferentes sistemas como el reciclado del calor de los ordenadores, o la sustitución de los aparatos de aire acondicionado por pequeñas ventanas situadas en cada una de las oficinas.

Una pequeña parte del edificio está abierta entre semana y, ocasionalmente, es posible subir hasta la azotea para disfrutar de las vistas de la ciudad.

Para llegar podemos hacerlo en metro: London Bridge, líneas Northern y Jubelee.

4. Buque HMS Belfast: es un museo flotante anclado en el río Támesis que forma una parte importante del Imperial War Museum. A través de sus extensas exposiciones, el barco muestra los diferentes aspectos de la vida en altamar durante su participación en la Segunda Guerra Mundial.

Podéis encontrar los precios en la siguiente imagen:

precios

 

Para llegar podemos hacerlo con:

Metro: London Bridge, líneas Northern y Jubilee;

            Tower Hill, líneas District y Circle.
Autobús: cualquiera que lleve hasta London Bridge.

5.  Museo Británico, uno de los museos más aclamados del mundo. Es el museo más entretenido de la ciudad para aquellos a los que no les gusten demasiado los cuadros y prefieran culturizarse de otro modo. El museo es gratuito y el viernes, cierra más tarde que la mayoría de los museos (20:30), por lo que es la perfecta elección para pasar una fría tarde londinense disfrutando de buen arte. El resto de días cierra a las 17:30.

Para llegar podemos hacerlo de la siguiente manera:

Metro: Holborn, líneas Central y Picadilly;

            Tottenham Court Road, líneas Northern y Central.
Autobuses: líneas 1, 7, 8, 10, 14, 19, 24, 25, 29, 38, 55, 73, 98, 134, 242 y 390.

Cerca podemos ver los siguientes puntos de interés:

guardar

6. La plaza Piccadilly Circus es el lugar elegido por muchos londinenses y turistas como punto de encuentro gracias a su situación privilegiada y a la enorme gran oferta de ocio que existe en la zona.

La plaza es conocida por sus carteles luminosos y la fuente de Eros situada en el centro, que se ha convertido en uno de los iconos de Londres. Piccadilly Circus es uno de los lugares más animados de Londres y una de las principales zonas de fiesta de la ciudad. En las inmediaciones de la plaza abundan los relaciones públicas que ofrecen entradas con descuento para los locales de moda.

Para llegar: Metro: Piccadilly Circus, líneas Piccadilly y Bakerloo.

7. Chinatown: se encuentra situado en pleno Soho. El barrio chino de Londres se caracteriza por sus tiendas, sus restaurantes y, en general, por su ambiente. En una visita a Londres no se puede dejar de lado un paseo por estas calles que están a escasos metros de Picadilly Circus.

Por unas 10 libras podréis tomar un menú en la mayoría de los restaurantes de la zona. La comida china en Londres es bastante más auténtica que la de los restaurantes en España.

Para llegar: Metro: Leicester Square, líneas Northern y Piccadilly.

Podéis ver más cosas para ver en Londres en el siguiente post.

Espero que os haya servido esta recomendación.

Qué ver en Londres en un día

En esta ocasión voy a contarte que debes ver en tu viaje a Londres.  ¿Estás preparado? Comenzamos con nuestra recomendación sobre turismo en Londres:

6 cosas que no puedes perderte en Londres

1. Cambio de Guardia

Es una de las atracciones turísticas más importantes de Londres. La ceremonia se celebra en la entrada principal del Palacio de Buckingham es la residencia oficial de la Familia Real Británica en Londres desde 1837. Actualmente, es el lugar de residencia de la reina Isabel II. Los guardias que se ocupan de la seguridad del palacio son relevados de un modo muy especial, acompañados por una banda musical militar. Puedes consultar más información en Turismo Londres.

Aproximadamente, dura 45 minutos, en los cuales, los guardias coronados por enormes sombreros de pelo realizan un desfile al ritmo de diferentes temas musicales, tanto militares, como de otros estilos más actuales.

Londres
El Cambio de Guardia empieza diariamente a las 11:30 de mayo hasta julio. El resto del año se realiza cada dos días, exceptuando los días de lluvia en los que el espectáculo suele ser cancelado. Puedes ver el calendario de celebraciones en el siguiente enlace. Puedes llegar al Palacio de Buckingham en:

-Metro: Green Park, líneas Jubilee, Piccadilly y Victoria.
-Autobuses: líneas 11, 211, 239, C1 y C10.

Además, cerca del Palacio de Buckingham puedes visitar los siguientes puntos de interés:

lugares próximos

2. Hyde Park

Es uno de los parques más conocidos de la ciudad y uno de los lugares más cercanos al Palacio de Buckingham. Lo ideal sería empezar la visita antes de las 10:00 horas en la parada de metro de Marble Arch y dar un paseo por el parque hasta su extremo sur, en Wellington Arch. A través del parque contiguo, Green Park, llegarás hasta el Palacio de Buckingham.

3. Abadía de Westminster

Es el templo más famoso y antiguo de Londres. Si ya has visto el cambio de guardia, puedes cruzar otro de los pulmones del centro de LondresSt James´s Park (es el más antiguo de los parques reales de la ciudad) y llegar a la abadía. Puedes dedicarle unas dos horas, pero es la visita turística más importante de la ciudad. En la imagen siguiente, puedes ver los precios:

Captura

4. Big Ben

Es el famoso reloj de las Casas del Parlamento se ha convertido en una de las imágenes más famosas de Londres, además de uno de los principales símbolos de la ciudad. La torre, construida en 1858 junto al nuevo Palacio de Westminster, constituye un peculiar edificio de 106 metros de altura construido en un estilo gótico que alberga cuatro enormes relojes situados en sus caras.

5. Palacio de Westminster

Conocido como las Casas del Parlamento (Houses of Parliament), es un edificio gótico victoriano que alberga las dos Cámaras que componen el Parlamento Británico.  El Palacio de Westminster sólo se puede visitar los sábados durante los meses de verano. Las entradas se pueden conseguir haciendo cola el mismo día, pero es recomendable llegar pronto. Si lo que quieres es adentrarte en una de las sesiones parlamentarias, puedes acercarte de lunes a jueves a la entrada de la calle St Margaret. Algunos viernes también hay sesión de debate. Puedes comprar las entradas online.

6. London Eye

Fue inaugurada en el año 2000, la sorprendente noria de 135 metros de altura se ha convertido en uno de los iconos más emblemáticos de la ciudad y de toda Gran Bretaña. Conocida también como Millennium Wheel (Rueda del Milenio), la noria es un logro del diseño y la ingeniería construido a lo largo de siete años por cientos de trabajadores provenientes de cinco países diferentes.

El recorrido por las alturas de la ciudad dura aproximadamente 30 minutos. Ofrece unas vistas panorámicas impresionantes, tanto de la ciudad como del campo. Los días claros es posible alcanzar una visibilidad de 40 kilómetros a la redonda aunque, si hay demasiado sol, la claridad impide ver algunas partes de la ciudad. Con la entrada se incluye el acceso a la “4D Experience”, un pequeño corto en tres dimensiones sobre la ciudad. Puedes ver el precio en la siguiente imagen:

london eye

Si además quieres hacer un tour guiado te recomiendo el siguiente: ver edificios vanguardistas y construcciones históricas en el Southbank, el área situada al sur del río Támesis.

Espero que hayas disfrutado de estas 6 propuestas que no debes perderte en Londres. Puedes obtener más información sobre como planificar un viaje a Londres en el siguiente enlace.

Mi primer contacto con la capital de Lituania: Vilnius

Como os prometí en mi primera entrada sobre mi viaje a Lituania, Letonia, Estonia y Finlandia os voy a contar lo que más me gusto de Vilnius.

Top 5 de mejores sitios para ver en Vilnius

1. República de Užupis

vilnius

República de Uzupis

Este año tuve la gran suerte de ir a Copenhague y conocer el barrio de Christiania que podría compararse en cierto modo con Užupis (más adelante os hablaré sobre mi viaje a Dinamarca).  Užupis (en lituano significa “al otro lado del río”) ha sido durante siglos un barrio marginal donde vivir era muy barato. Por este motivo, los artistas se trasladaban a este barrio. Tras años de depresión, con la independencia de Lituania de la Unión Soviética (1991) empezó la transformación de Užupis. Sus calles se llenaron de galerías de arte y, seis años más tarde, declararon su propia República.

No os podéis perder la calle Paupio, tiene unas placas en diferentes idiomas con su propia Constitución, que consta de 41 artículos. No os preocupéis esta en español. Los artículos son los siguientes:

  1. Todos tienen derecho a vivir cerca del río Vilna y el río Vilna tiene derecho a fluir cerca de todos.
  2. Todos tienen derecho a agua caliente, a la calefacción en el invierno y a un tejado.
  3. Todos tienen derecho a morir, pero no es su obligación.
  4. Todos tienen derecho a equivocarse.
  5. Todos tienen derecho a ser únicos.
  6. Todos tienen derecho a amar.
  7. Todos tienen derecho a no ser amados, pero no necesariamente.
  8. Todos tienen derecho a ser insignificantes y desconocidos.
  9. Todos tienen derecho a ser perezosos y a no hacer nada.
  10. Todos tienen derecho a amar y proteger un gato.
  11. Todos tienen derecho a cuidar de un perro hasta que uno de los dos se muera.
  12. Un perro tiene derecho a ser un perro.
  13. Un gato no está obligado a amar a su dueño, pero le debe ayudar en los momentos difíciles.
  14. Todos tienen derecho a no saber de vez en cuando que tienen obligaciones.
  15. Todos tienen derecho a dudar, pero no es su obligación.
  16. Todos tienen derecho a ser felices.
  17. Todos tienen derecho a ser infelices.
  18. Todos tienen derecho a guardar silencio.
  19. Todos tienen derecho a tener fe.
  20. Nadie tiene derecho a usar la violencia.
  21. Todos tienen derecho a darse cuenta de su irrelevancia y de su grandeza.
  22. Nadie tiene derecho a usurpar la eternidad.
  23. Todos tienen derecho a comprender.
  24. Todos tienen derecho a no comprender nada.
  25. Todos tienen derecho a tener varias nacionalidades.
  26. Todos tienen derecho a celebrar o a no celebrar su cumpleaños.
  27. Todos tienen la obligación de recordar su nombre.
  28. Todos pueden compartir lo que poseen.
  29. Nadie puede compartir lo que no posee.
  30. Todos tienen derecho a tener hermanos, hermanas y padres.
  31. Todos pueden ser libres.
  32. Todos son responsables de su libertad.
  33. Todos tienen derecho a llorar.
  34. Todos tienen derecho a ser incomprendidos.
  35. Nadie tiene derecho a echarle la culpa al otro.
  36. Todos tienen derecho a ser subjetivos.
  37. Todos tienen derecho a no tener ningún derecho.
  38. Todos tienen derecho a no tener miedo.
  39. No venzas.
  40. No te defiendas.
  41. No te rindas.

2. Colina Gediminas

Siempre busco un lugar donde poder ver la ciudad desde las alturas y este es un sitio ideal. Se pueden ver la Colina de las Tres Cruces, el casco antiguo y la ciudad nueva. Por supuesto, sin olvidarnos del río. Os recomiendo subir para ver el atardecer. No os preocupéis, en unos 10 – 15 minutos se puede subir, el camino es de piedras.

Esta pequeña colina, lleva el nombre de un célebre Gran Duque de Lituania. Antes os explicaba que se puede subir a pie, también tenemos la posibilidad de subir en funicular. Donde encontraremos la Torre Gediminas y unas pocas ruinas del antiguo castillo.  Al pie de la colina se encuentran la estatua de Gediminas, el Museo Nacional, el Palacio de los Grandes Duques de Lituania y la Catedral de Vilnius.

3. Calle de la literatura

Me encantan las calles originales y esta no deja indiferente a nadie, en el siguiente enlace podréis ver una foto de la calle.  Es una calle peatonal bastante céntrica, al lado de la calle Pilies. Encontraremos  una galería de arte al aire libre dedicada a escritores de todas las épocas que han dejado huella en la ciudad como Romain Gary, el director de cine y poeta Jonas Mekas, Oskaras Milasius y también a autores desconocidos.

El proyecto se inspira en el poema Literatu Gatve del escritor lituano Aidas Marčėnas.

4. Iglesia de Santa Ana

En Vilnius encontraréis iglesias de todos los tipos, merece la pena entrar en unas cuantas para ver las diferencias entre cada una de ellas. En concreto, la iglesia de Santa Ana es católica y su estilo es gótico tardío. Como anécdota os contaré que Napoleón se la quiso llevar a Francia, así que si visitáis Vilnius no os perdáis esta bonita iglesia.

5. Puerta de la Aurora (Aušros vartai)

Es la puerta principal para acceder al casco antiguo de la ciudad, construida a principios del s. XVI. La puerta es especialmente bella en la parte interior de la muralla y alberga una venerada capilla. A pocos metros os recomiendo visitar también la Iglesia ortodoxa del Espíritu Santo, con su llamativo retablo color verde, y la puerta basiliana, también barroca. Fue la iglesia que más me gusto de Vilnius.

Espero que hayáis disfrutado de mis 5 recomendaciones para ver en Vilnius, hay muchísimos más sitios para ver y disfrutar en esta maravillosa ciudad.

Podéis alojaros en los siguientes alojamientos.

Espero que sigáis el resto de mi viaje por los Países Bálticos y Finlandia. 😉

Sigue mi siguiente entrada a Trakai!